Bizcocho de mandarinas
genares
genares

Bizcocho de mandarinas

  • ¡Valora esta receta!
  • Tu valoración
Valoración global 3.3 3 valoraciones

Ingredientes

  • Ingredientes
  • 250 gr de azúcar
  • 3 huevos
  • 2 mandarinas hermosas, sin pelar pero muy bien lavada y le quitamos la rodaja de arriba y la de abajo
  • 1 yogur natural o 125 ml de leche o nata)
  • 100 gr de aceite de girasol
  • 1 pellizco de sal
  • 250 gr de harina de trigo
  • 1 sobre de levadura tipo Royal (16 gr.)
  • 6 cucharadas grandes de azúcar para hacer azúcar glass (opcional para decorar)

Instrucciones

    Primero vamos a preparar el azúcar glass porque para que nos salga bien, tenemos que tener el vaso muy seco. Echamos las 6 cucharadas de azúcar y trituramos 30 segundos, velocidad progresiva 5-7-10. Reservamos. Si nos sobra después de haber decorado el bizcocho, podemos guardarlo en un tupper o en un bote bien cerrado a temperatura ambiente.
    Sin lavar el vaso, ponemos los 250 gr de azúcar, los huevos y las mandarinas troceadas y programamos 3 minutos, temperatura 37º, velocidad 4 para que el bizcocho nos quede mas esponjoso.
    Añadimos el yogur y el aceite de girasol y mezclamos a 5 segundos a velocidad 3 o hasta que este bien mezclado.
    Incorporamos la sal, la harina y la levadura y mezclamos bien 10 segundos, velocidad 4.
    Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo, o función ventilador (yo lo enciendo justo cuando empiezo a hacer la receta, porque tarda más o menos eso en alcanzar los 180º).
    Ponemos el bizcocho en un molde untado con margarina para que no se pegue. Introducimos en el horno 30-45 minutos dependiendo del molde y de la altura que tenga nuestro bizcocho. (El mío con este molde tan alto tardó unos 45 min).
    Cuando lo saquemos, esperamos 5 minutos, y espolvoreamos con mucho azúcar glass por encima.

    Notas
    No abráis el horno antes de los 15 primeros minutos.
    Si veis que se os tuesta en exceso la superficie y aún no ha pasado el tiempo, cubridlo con mucho cuidado con papel albal.
    Para saber si vuestro bizcocho está listo, pinchadlo con un cuchillo o con una varilla muy fina. Si sale húmedo y pegajoso, será que no está hecho por dentro. Si sale limpio, ya lo tenéis.

    - Esperad a que se enfríe antes de desmoldarlo, si no se os romperá.

    - Probad a guardarlo en la nevera, veréis qué jugoso se pone con el azúcar glass. Y al ser de mandarina, y ahora que ya suben las temperaturas, es perfecto tomarlo fresquito.

Comentarios

Iniciar sesión o Regístrate para escribir un comentario.