Post navigation
cocotteminute.es
cocotteminute.es
  • ¡Valora esta receta!
  • Tu valoración
Valoración global 0 0 valoraciones

Ingredientes

  • Pasta brick - 1 paquete (éste es un ingrediente un poco especial pero es la clave de esta receta. Son unas láminas finísimas de masa, como obleas, muy utilizadas por los árabes en su cocina. Las podéis encontrar en las grandes superficies: Hipercor, Carrefour, Alcampo, etc. Ojo, en Mercadona no la tienen. Yo he probado muchas, pero la que más me gusta es ésta. Aunque hoy la vamos a utilizar para un postre, en salado y para entrantes es deliciosa! Ya os traeré alguna recetita más. La podéis encontrar en la zona de frescos, donde las masas dehojaldre y pizza).
  • 1 Almendras laminadas - 1 paquete
  • 1 Huevos - 3 (solo la yema)
  • 1 Harina - 50 g.
  • 1 Azúcar - 150 g.
  • 1 Ralladura de algún cítrico - (preferiblemente, naranja)
  • 1 Leche - 500 ml.
  • 1 Azúcar glass - para decorar
  • 1 Pasta brick - 1 paquete (éste es un ingrediente un poco especial pero es la clave de esta receta. Son unas láminas finísimas de masa, como obleas, muy utilizadas por los árabes en su cocina. Las podéis encontrar en las grandes superficies: Hipercor, Carrefour, Alcampo, etc. Ojo, en Mercadona no la tienen. Yo he probado muchas, pero la que más me gusta es ésta. Aunque hoy la vamos a utilizar para un postre, en salado y para entrantes es deliciosa! Ya os traeré alguna recetita más. La podéis encontrar en la zona de frescos, donde las masas dehojaldre y pizza). Almendras laminadas - 1 paquete Para la crema pastelera: Huevos - 3 (solo la yema) Harina - 50 g. Azúcar - 150 g. Ralladura de algún cítrico - (preferiblemente, naranja) Leche - 500 ml. Azúcar glass - para decorarVais a necesitar: Mirad, ésta es la marca de masa que os recomiendo. Ojo, no la confundáis con la masa filo, que es diferente, y bastante más compleja de manipular. Empezamos. Aunque esta tarta se pude hacer con las obleas enteras, al partirla en trozos para servirla, se destroza y es una lástima. Por eso, yo lo que hago son minitartas individuales, que son mucho más vistosas y así no hay que destrozar la tarta grande para hacer las porciones. Para eso, lo que hago es coger un moldecito cortapastas (si no tenéis, da igual, la tapa del Nescafé os vale) y con un cuchillito, corto un primer redondel. Ése lo utilizo de plantilla, y corto tantos redondelitos como minitartas vaya hacer. Necesitáis 3 redondelitos para cada tartita, y de cada oblea salen aproximadamente 7, depende del tamaño que utilicéis de molde. No hace falta que os salgan perfectos, porque luego, al hornearlos, se quedan muy irregulares y no se nota. Mirad, el tamaño ideal es éste: Una vez que tenemos hecho el primer redondel, lo utilizamos de plantilla para cortar el resto, y eso ya lo hacemos ya con unas tijeras, porque así resulta más rápido y cómodo. Cuando ya tenemos todos los redondeles que necesitamos, los ponemos sobre una bandeja de horno con un papel sulfurizado (de horno), y los horneamos en la bandeja media del horno a 180º durante, OJO, tan sólo 3 ó 4 minutos, y sin dejar de observarlos. Deben endurecerse y dorarse, pero no quemarse, y es muy fácil que lo hagan. Veréis que se ondulan, pero no pasa nada, así deben quedar. Una vez transcurrido ese tiempo, los sacamos del horno, y los reservamos hasta que los vayamos a servir. La única pega de esta tarta es que hay que montarla antes de servirla, porque si no, la crema pastelera reblandecería las obleas y no queda igual. Deben estar crujientes. Para que las obleas no se os pongan blandas, guardadlas en una caja de lata que tengáis por casa, que evita que lo hagan. Hacemos ahora la crema pastelera, y lo mejor de todo, la vamos a hacer el ¡¡el MICROONDAS!! Esta crema es riquísima, pero su elaboración es un auténtico petardo, por decirlo finamente... Desde que aprendí a hacerla en el micro, ¡¡la hago mucho más a menudo!! Eso sí, me hice con esta pequeña batidora manual que compré por unos 10 euros. Merece la pena tener una, las hay muy baratitas (estad pendientes en Lidl, que de vez en cuando la sacan). Si no, con unas varillas manuales la podéis hacer perfectamente: Los ingredientes que necesitamos para la crema pastelera son: Harina, leche azúcar, huevos y la ralladura de un cítrico (yo utilizo naranja que me gusta más que la del limón). Empezamos: Rallamos la piel de la naranja teniendo cuidado de rallar sólo la parte de color, y no la blanca, que amarga un poco, y la añadimos a la leche. Calentamos la leche durante 4 minutos y medio a 600W (en mi micro es la potencia 4, es decir, la anterior a la máxima). Mientras se calienta, separamos las yemas de las claras, y añadimos, sobre las 3 yemas, el azúcar y batimos bien. Lo ideal es que utilicéis un bol redondo y pesado. Los mejores son éstos de cristal. El que sea redondo evita que se queden grumos en las esquinitas, y el que sea pesado os ayuda para batirlo bien. Añadimos ahora los 50 g. de harina y volvemos a mezclar bien. Una vez caliente la leche, la colamos para eliminar la ralladura, y la vamos añadiendo poco a poco sobre la mezcla anterior, batiendo bien para que no se hagan grumos. Una vez batido bien, lo cocinamos en el micro de nuevo a potencia 4 (600W.) durante 4 minutos. Para sacarlo, utilizad ya unas manoplas, porque la fuente puede quemar. Lo batís de nuevo muy, muy bien con las varillas, y lo volvemos a meter en el micro, esta vez 2 minutos a la misma potencia. Al sacarlo (con manoplas, que quema), lo volvemos a batir muy, muy bien. Veréis que cada vez la crema es más espesa, por eso hay que batir enérgicamente, para que no se formen grumos. Por último, horneamos otros dos minutos más a la misma potencia. Al sacarlo, lo volvemos a batir muy, muy bien, y ya la tendríamos hecha. Ahora, la debemos dejar enfriar, y para eso, vamos a colocar una película de papel transparente, pegada a la superficie de la crema. Esto evitará que se forme una costra que luego, al remover, se convierta en grumos. Mientras se enfría, caramelizamos las almendras en una sartén, con dos cucharadas soperas de azúcar. Removemos bien y continuamente, teneindo cuidado de que no se nos quemen. Lo debemos hacer a fuego medio tirando a fuerte. Deben quedar doradas, pero no quemadas, porque de lo contrario, amargan mucho. Mirad, deben quedar así: Y, ahora que ya tenemos hechos todos los ingredientes, los dejamos colocaditos para que, tan pronto como estemos acabando el segundo plato, ¡tardemos nada en montarlas! Recordad que hay que montar las tartitas justo antes de servirlas, porque si no, la pasta brick se reblandece y el resultado no es el mismo. Para montarlas hacemos lo siguiente: Necesitamos 3 obleítas por tartita. Cogemos la primera, ponemos encima una cucharada sopera grande (o una y media), de la crema pastelera fría, y un puñadito de almendras. Cubrimos con el segundo redondel, y repetimos la operación, haciendo una segunda capa.   Por último, tapamos con el tercer redondel, y añadimos unas almendritas sobre la superficie. Emplatamos y decoramos con un poquito de azúcar galss, y ¡¡voila!!!   Esta tarta tiene una infinidad de posibilidades. Podéis cambiar las almendritas caramelizadas por frambuesas (impresionante), y decoráis por encima con un par de frambuesas y una hojita de menta. ¡¡También tiene variantes saladas!! Se pueden hacer capas con guacamole y gambitas, o guacamole y palitos de cangrejo, una idea genial como entrante navideño, ¿no os parece?? El estilismo de esta foto no merece casi ni mención, porque es muy sencillo. He utilizado para plato un bajo plato morado que comrpé en una de mis tiendas favoritas de Alemania (Das Depot), al fondo hay unos iris preciosos que compré para una cena en casa anoche, y también unas copitas moradas de CASA. Para celebrar el cumple, he puesto una velita del cumple de mi hija... Y ayer también hice con ella una velita prenavideña con arena de la playa, una vela verde, y unas naranjas secas que hemos comprado en CASA. ¡Ha quedado preciosa! ¿no? La pusimos como centro de la mesa y causó sensación. Pues espero que os haya gustado la receta de hoy. No sé si es tan especial como os imaginabais, pero la he hecho con todo mi cariños, y esta vez os la dedico a todos vosotros, porque para mí, vosotros sí lo sois. Os animo de corazón a hacerla, porque el resultado es impresionante (sacaos alguna foto cocinándola, porque vais a tener que jurar que la habéis hecho vosotros). Si os animáis y la hacéis, en cualquiera de sus versiones, por favor, ¡¡compartidla!! Un besote muy, muy fuerte, y ¡¡os espero la semana que viene!! Que tengáis una semana tan dulce como esta exótica tarta... Cocotte.

Instrucciones

Comentarios

Iniciar sesión o Regístrate para escribir un comentario.