Cómo preparar cordero al horno o asado. Receta fácil
Recetasderechupete.com
Recetasderechupete.com
  • ¡Valora esta receta!
  • Tu valoración
Valoración global 5 1 valoraciones

Ingredientes

  • 1 pierna de cordero “pascual” de aprox. 1,5 Kg.
  • 11 vaso de agua (150 ml)
  • 1 Sal (al gusto)
  • 1 Guarnición: lechuga, tomate y cebollaPreparación de la pierna de cordero Lo primero que haremos será precalentar el horno a una temperatura alta, unos 250º C. Para que al meter el cordero no tenga que cocinarse partiendo de un entorno frío. Calor arriba y abajo. Además vamos a poner una vasija o recipiente que aguante bien el calor del horno lleno de agua. Así vamos a conseguir humedad en el horno, que le irá genial al cordero. Salamos bien la carne por ambos lados. Colocamos la pierna en una cazuela de barro o cerámica, con la parte interior hacia arriba. Aunque os sobresalga un poco no os preocupéis ya que durante el horneado menguará de tamaño. Si no disponéis de este recipiente cabría la posibilidad de cocinarlo sobre la bandeja metálica del horno, aunque en este caso te recomiendo poner un poco de manteca en el agua. De este modo se evaporará más lentamente y no tendremos que reponerla. Bajamos la temperatura del horno a 160º C, recordad que debe tener calor arriba y abajo sin aire. Vertemos el vaso de agua en la base de la cazuela y metemos en el horno. La carne irá soltando su jugo sobre el agua e irá formándose poco a poco la salsa. Horneado final y presentación de nuestro cordero al horno Durante el proceso podremos apreciar cómo va goteando la carne. Para este tamaño y peso hornearemos en total 1 hora y 30 minutos. Recordad que la pieza pesa 1,5 kilos. Horneamos con la parte interior de la pierna hacia arriba durante 1 hora y 10 minutos. En esa 1 hora y media debemos hidratar la carne unas 6 veces, aproximadamente cada 18-20 minutos. Regamos la carne con la salsa que se va formando en la cazuela. Los últimos 20 minutos de horneado damos la vuelta a la pierna y colocamos la parte exterior de la pieza hacia arriba. Así conseguiremos un cordero con una pinta impresionante. Subimos la temperatura a 180º C y regamos con la salsa. Con este método conseguiremos que nos quede crujiente la piel de la pierna, mientras que el interior quedará bien jugoso. Finalizado el tiempo total retiramos del horno y servimos en la mesa. Para el trinchado cogeremos la pierna (con un trapo) por la parte del hueso que sobresale y con un cuchillo bien afilado vamos retirando porciones de carne siguiendo la forma de la pierna, hasta que finalmente llegaremos al hueso. Acompañamos el cordero con una guarnición de lechuga, tomate y cebolla, una ensalada sencilla para refrescar. Recomendaciones para acompañar nuestro cordero al horno. Consejos para el horneado Os recomiendo acompañar el asado con la guarnición más socorrida y utilizada en nuestro país, las patatas. Unas patatas asadas al estilo Jamie Oliver Deliciosas patatas a la francesa. Sencillas patatas fritas Tradicionales patatas guisadas Sencillas papas al horno Unas patatas a la importancia patatas rellenas puré de patatas Las patatas son un recurso fácil y acertado para acompañar de manera perfecta esta receta. ¡Disfrutad de su dulce sabor! La parte del hueso tiene menos carne y se asa antes. Así que cuando veas que ya está lista, cubre esa zona con un trozo de hoja de papel de aluminio. Así evitaremos que se seque en exceso. Cada horno tiene su propia temperatura, cada modelo y marca puede variar a la que yo tengo. Lo mejor es preparar esta receta de prueba antes de una ocasión especial. Pillar el punto a la receta y luego bordarla para deguste tuyo y de tus invitados. Estoy seguro que os saldrá a la primera, pero no está de más probar antes. Os aseguro que encontraréis un montón de ideas para hacer mucho más felices a los vuestros. Recordad que podéis seguir las fotos del paso a paso de esta receta de cordero al horno en el siguiente álbum. Sobre el cordero. Clases y tipos de cordero Os dejo con información de cómo se llama el cordero en función de la edad del animal, para que podáis pedirlo en la carnicería por su nombre. Cualquiera es perfecta para preparar en cualquier fiesta durante el año, sea en Navidad, en una comida familiar o en las fiestas del pueblo de este verano. Cordero lechal o lechazo (5-6 Kg): se trata de animales que aún no han sido destetados de su madre, con una edad entre 4 y 6 semanas. Se alimentan principalmente de leche por lo que su carne será muy tierna y jugosa, con un alto porcentaje de grasa. Consecuentemente será también más cara. Su precio se incrementa bastante en estas fechas próximas a la Navidad dada su gran demanda. Es quizás es el que más rico y jugoso queda. Ternasco o recental (10-11 Kg): ejemplares de menos de 4 meses. Sobre los 45 días de vida se produce el destete pasando a alimentarlo de piensos y pastos, por lo que perderá parte de grasa corporal. Su carne es menos tierna que la del lechal y tendrá un color más rojo. El recental tiene un sabor mucho más fuerte, un poco más difícil de comer sino estas acostumbrado. Aunque seguramente es que le guste a nuestros padres y abuelos ya que están acostumbrados a comerlos de siempre. Incluso muchos lo prefieren a otros tipos de cordero. Este tipo de carne es perfecto para chuletas a la brasa. Pascual o cordero de pasto: animales con una edad comprendida entre los 4 meses y el año. Con pesos entre los 10 y los 20 Kg. Su carne es un poco más fuerte, con un precio más ajustado.

Instrucciones

Comentarios

Iniciar sesión o Regístrate para escribir un comentario.