Bizcocho de yogur con perlitas de chocolate {un regalo para Lara}
DessertsAbad
DessertsAbad
  • ¡Valora esta receta!
  • Tu valoración
Valoración global 0 0 valoraciones

Ingredientes

  • 21 años y de una niña de 12 años recién cumplidos a primeros de septiembre. Cuando era más joven y antes de tener novia formal nunca se me pasó por la cabeza el hecho de ser padre bajo ningún concepto. El haber encontrado pareja y el paso de los años cambió ese parecer y aún sin estar en la clásica situación de "comodidad" a causa de mi profesión que me llevaba cada poco tiempo a cambiar de residencia y de camino, transportar todos los enseres de aquí para allá. Me casé sin tener piso en propiedad y casi con prisas (no penséis mal...), porque me ofrecieron un puesto fijo en una constructora, pero (siempre hay un pero) con la condición de estar en Melilla durante dos años y pico. Mi mujer aún estaba estudiando en Madrid pero aceptó el reto (aún me sigo sorprendiendo) y nos casamos. Desde ese momento fue un no parar. De Melilla nos fuimos a la provincia de Jaén, más concretamente a Alcalá la Real y de ahí a Granada. Allí nos quedamos embarazados pero el destino y mi puñetera profesión nos hizo trasladarnos a Santiago de Compostela, ciudad de ensueño en la que vino al mundo mi hijo mayor Santiago (por cierto, y casualidades del destino, nombre que ya teníamos decidido antes del tal evento). No quiero enrrollarme, porque después de Santiago, estuvimos en muchos , muchos más lugares de la geografía española, lo que nos condicionó bastante el hecho de tener un segundo hijo. Pero sucedió. Después de 9 años-9- vino al mundo nuestra querida hija Ana. Esto ya fue determinante para meternos de lleno en la compra de una casa y aunque nos hubiese encantado hacerlo en Galicia o Asturias, nos decantamos por Sevilla, sobre todo por la familia. A partir de entonces, teníamos dos casas. La familiar en Sevilla y la mía de alquiler que seguía cambiando de emplazamiento según las "necesidades de obra". Con mi mujer y los niños en casa se me hacía eterno el día a día sin ellos y he llegado en muchas, muchas ocasiones a chuparme más de 150 km ida más otros tantos de vuelta, para pasar un ratito con ellos y volverme de madrugada para comenzar a primera hora en el trabajo, menos mal que la cafeína obra milagros en más de una ocasión.
  • 11 cm
  • 1 yogur griego
  • 125 gr
  • 240 gr de azúcar
  • 375 gr de harina
  • para bizcochos
  • 10 gr de azúcar avainillado
  • 62.5 gr de aceite de girasol
  • 3 huevos tamaño
  • Piel de 1 limón
  • 1 cucharada sopera de coco rallado

Instrucciones

Comentarios

Iniciar sesión o Regístrate para escribir un comentario.